Julio 20

Éxodo 15:22-16:10Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

NO MURMUREMOS

¡Cuán cerca encontramos la murmuración del cántico de alabanza! La lectura de hoy nos relata las primeras dos de seis veces que el pueblo murmuró durante su peregrinar por el desierto (15:24Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?; 16:2Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto).

Las aguas de Mara hablan del daño que ha hecho el pecado a nuestro mundo; lo que debería ser refrescante se ha vuelto amargo. Pero Dios tiene un remedio. Notemos que fue Dios, no Moisés, el que encontró el árbol que nos habla de las experiencias de Cristo que culminaron en la cruz.

Él pasó por las aguas de sufrimiento y muerte, y si andamos con él, endulzará con su presencia las cosas amargas y difíciles que encontramos en nuestro peregrinar por el mundo.

Elim es un lugar agradable con doce fuentes y setenta palmeras (estos dos números ocurren muchas veces en la Biblia; ejemplo: Éx. 24:1,41Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos. 4Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel.; Lc. 9:1Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.; 10:1Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir..

Hay más lecciones en el lugar de prueba que en el lugar placentero. Cuando falta alimento (16:3y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.), Israel aprende que necesita a Dios en el desierto tanto como en Egipto.

Nosotros también necesitamos del poder que nos salvó para vivir la vida cristiana. Recibimos a Cristo por fe y debemos andar por fe cada paso que damos como creyentes.

“El Sembrador”
La Semilla es la Palabra de Dios
Apartado Postal 28,
94300, Orizaba, Ver., México.
xm.gro.rodarbmesle@rodarbmesle