9

DAR FRUTO ABUNDANTE

TEXTO PARA MEMORIZAR: Marcos 12:9

“¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros.”

INTRODUCCIÓN: Marcos 12:1-12Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

Corazón responsable

No se puede hablar de compromisos, sin pensar en el tema de responsabilidad.

1. Hay un Señor a quien obedecer: Jesucristo.

2. Hay un trabajo que hacer: dar fruto.

3. Hay un tiempo cuando se pide ese fruto: hoy. Recuerda lo que le pasó a la higuera (11:12-1412Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre. 13Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos. 14Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.).

¿Qué haces tú en la salvación que Dios te ha dado (Fil. 2:1212Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.)?

Si eres de los redimidos, eres diferente a todos los demás seres humanos porque:

1. Has sido creado “en Cristo Jesús” (Ef. 2:10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.). Los demás, siguen en pecado y muerte (Ro. 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.).

2. Tienes un camino de “buenas obras”, preparado de antemano (Ef. 2:10>Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.). Los demás siguen la corriente, haciendo la voluntad de la carne (Ef. 2:2,32en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.).

3. El Espíritu de Dios mora y actúa poderosamente en ti (Ro. 8:11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.). En los demás opera el espíritu de desobediencia (Ef. 2:2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia).

Cuando esto lo demuestras, traes gloria y alabanza a Dios. Este es uno de los frutos que Dios espera de ti.

LECCIÓN: Marcos 11:27-12:44Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

Más lecciones respecto al tema de responsabilidad:

1. Dios es paciente, envió a sus mensajeros varias veces (12:2,4-62Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña. 4Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza, y también le enviaron afrentado. 5Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros. 6Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.), pero es justo y castiga al que no cumple.

2. Como peregrino, tienes que cumplir con las autoridades (12:17Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.). Ser fiel “en lo muy poco” te enseñará a ser fiel en “lo más” (Lc. 16:10El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.).

3. El compromiso de amar tiene dos reglas fáciles de usar (12:30,3130Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.):

a) “Todo” es lo mismo para todos, sin importar qué escala usas, por tanto, no puedes decir que no sabes cuánto es amar a Dios con TODO tu corazón.

b) “Como a ti mismo”. Es fácil investigar cuánto te amas por la manera en que te cuidas, te alimentas y buscas obtener lo que necesitas; entonces, así debes medir lo que haces para tu prójimo.

4. Reconocer a Cristo como Señor es una acción que involucra todo lo que soy y lo que pienso. Por esto hubo silencio ante la pregunta (12:35-3735Enseñando Jesús en el templo, decía: ¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? 36Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. 37David mismo le llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo? Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana.; Mt. 22:46Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.).

5. Prioridades que son importantes para Dios (12:43,4443Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.). La cartera es la voz del corazón al momento de ofrendar cada primer día de la semana.

PENSAMIENTO: Eclesiastés 9:10Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

Por ser creados para buenas obras (Ef. 2:10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.) éstas son enviadas cada día por Dios, por esto la recomendación de hacer todo lo que viene a tus manos según tus fuerzas.

Pero, si lo que haces, lo haces “en el nombre del Señor Jesús” y “para el Señor” (Col. 3:17,2317Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. 23Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres), entonces hazlo más allá de tus fuerzas (2 Co. 8:3Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas).

¡Esto es ser responsable!

“El Sembrador”
La Semilla es la Palabra de Dios
Apartado Postal 28,
94300, Orizaba, Ver., México.
xm.gro.rodarbmesle@rodarbmesle