INTRODUCCIÓN A
LA PRIMERA EPÍSTOLA DEL APOSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS

“La comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1:9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.).

ÉSTA es una buena definición de la iglesia y también un enunciado del propósito que debemos tener al congregarnos como iglesia. El que es la Cabeza del cuerpo y Esposo debe ser reconocido como “Señor”. Esta palabra aparece más de setenta veces en esta epístola. Muchos de los problemas que tuvo la iglesia en Corinto y que tenemos hoy, se deben a que no sabemos reconocer a Jesucristo como nuestro Señor. Al leer esta epístola, busquemos lecciones prácticas que produzcan cambios en nuestra conducta en la iglesia y ante el mundo.

Corinto, capital de Acaya, fue ciudad importante en la parte sur de Grecia, al oeste de Atenas, sobre la península que lleva su nombre. Su situación estratégica, sobre la principal ruta marítima del Mediterráneo, la constituía el eje del comercio internacional y centro cultural. Pero su característica principal era su pecado. “Banquete corintio”, “beber a lo corintio” y “corintizar”, eran expresiones que designaban lo más degenerado en vida y costumbres.

Pablo llevó el evangelio a Corinto (Hch. 18Ir a la Biblia en línea (sitio externo)), pero no llegó haciendo grandes campañas, sino como obrero textil. De día hacía tiendas en el taller de Aquila y Priscila para sostenerse. Los sábados y por las noches predicaba y enseñaba. “Se detuvo allí un año y seis meses” (Hch. 18:11Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.) y vio nacer una iglesia enriquecida “en toda palabra y en toda ciencia” y a la que nada le faltaba en ningún don (1:4-74Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; 5porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; 6así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, 7de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo).

Tres años más tarde, estando Pablo en Éfeso, recibe una carta que le informa de algunos problemas y le trae varias preguntas. Esta epístola es la respuesta. La podemos bosquejar así:

Introducción Cap. 1: 1- 9Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

1. DIVISIONES en la iglesia Caps. 1:10- 4:21Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

2. DISCIPLINA en la iglesia Caps. 5: 1- 6:20Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

3. DIFICULTADES en la iglesia Caps. 7: 1-10:33Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

4. DECORO en la iglesia Caps. 11: 1-14:40Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

5. DOCTRINA para la iglesia Caps. 15: 1-16: 4Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

Conclusión Cap. 16: 5-24Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

“El Sembrador”
La Semilla es la Palabra de Dios
Apartado Postal 28,
94300, Orizaba, Ver., México.
xm.gro.rodarbmesle@rodarbmesle