Abril 19

Oseas 11:1-12Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

AMOR Y JUSTICIA

AQUÍ parece que Dios se divide en dos y esas dos partes establecen un diálogo entre sí.

Habla la JUSTICIA (vs. 1-71Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. 2Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí; a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían sahumerios. 3Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba. 4Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. 5No volverá a tierra de Egipto, sino que el asirio mismo será su rey, porque no se quisieron convertir. 6Caerá espada sobre sus ciudades, y consumirá sus aldeas; las consumirá a causa de sus propios consejos. 7Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer.). Dios trató a Israel como un padre trata a su hijo; le enseñó a andar con el cariño de una madre; los atrajo con el amor de un novio; los cuidó con el esmero de un campesino que hace descansar sus yuntas después de un día de trabajo.

La respuesta negativa e indiferente del pueblo nos hace recordar el lamento del Señor Jesús sobre Jerusalén (Mt. 23:37¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!). “Caerá espada... consumirá sus aldeas” (v. 6Caerá espada sobre sus ciudades, y consumirá sus aldeas; las consumirá a causa de sus propios consejos.), es lo que clama la justicia. Esto es lo que justamente merecían.

Pero contesta el AMOR (vs. 8-128¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. 9No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad. 10En pos de Jehová caminarán; él rugirá como león; rugirá, y los hijos vendrán temblando desde el occidente. 11Como ave acudirán velozmente de Egipto, y de la tierra de Asiria como paloma; y los haré habitar en sus casas, dice Jehová. 12Me rodeó Efraín de mentira, y la casa de Israel de engaño. Judá aún gobierna con Dios, y es fiel con los santos.): “¿Cómo podré abandonarte?” Adma y Zeboim tuvieron la misma suerte que Sodoma y Gomorra: desaparecieron del mapa. Dios no podía hacer lo mismo con Israel aunque les había advertido que esto pasaría (Dt. 29:14-29Ir a la Biblia en línea (sitio externo)).

La justicia y el amor, ¿podrán acaso juntarse? ¡Qué hermoso es meditar que estos extremos tan separados para el hombre (v. 9No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad.), se unieron en la cruz de Cristo (Sal. 85:10La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron.)! El amor provee un sustituto para soportar la ira de Dios que debería caer sobre mí.

“El Sembrador”
La Semilla es la Palabra de Dios
Apartado Postal 28,
94300, Orizaba, Ver., México.
xm.gro.rodarbmesle@rodarbmesle